La biografía humana es una metodología de trabajo terapéutico que Laura Gutman, terapeuta, autora de múltiples libros y formadora de profesionales, desarrolló a partir de la experiencia, de cada una de la experiencias terapéuticas individuales, a lo largo de treinta años de trabajo atendiendo a personas. El trabajo que vamos a desarrollar en el palco será bajo la óptica de dicha metodología. A continuación puedes leer unas pinceladas que describen a groso modo nuestro trabajo. 

Las palabras que escuchamos en la infancia crean la imagen que formamos de nosotros mismos y los recuerdos que tendremos después

5275197726_c1e99d758b_o

Las personas, cuando nacemos, ingresamos en el seno de una familia que será el vehículo de interpretación de la vida tal y como la entenderemos el resto de nuestra vida.  Nuestra madre, generalmente, o en cualquier caso la figura de apego más presente en nuestra vida, más relevante para nosotros, irá poniendo palabras, o no,  a todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Podemos olvidar cosas tremendas que sucedieron si nadie las nombró, y viceversa

De esta manera sucede que recordamos cosas que nunca acaecieron, pero que fueron nombradas, y olvidamos otras que sí sucedieron pero que nunca nadie nombró. Que las olvidemos, que hayan pasado a la sombra, o al inconsciente, no quiere decir que no estén ahí, simplemente no tenemos acceso a ellas.

Los adultos pensamos que ocultar situaciones dolorosas a los niños les evita el sufrimiento, nada más lejos de la realidad

Existe el acuerdo general de que la angustia es mejor dejarla a un lado. Los Pequeñamayores por lo general solemos ocultar situaciones dolorosas a los niños pensando que así les protegemos pero las percepciones, especialmente las de los niños, van mucho más allá de las palabras. El dolor flota en el ambiente y el niño lo respira y lo siente pero nadie le explica qué está pasando y así queda archivado como incomprensible y pasa a la sombra.

Otras veces como niños vivimos situaciones en carne propia que nos generan mucha angustia, miedo, a veces terror, pero si nadie nos acompaña, pone las palabras adecuadas y nos ayuda a enfrentarlas o nos protege, haremos lo que podamos como niños que somos y trataremos de negar u olvidar eso que nos sucede porque nos supera.

Después crecemos y nos convertimos en adultos que caminan por la luz llevando a cuestas todas esas experiencias sombrías que afectan día a día a cada una de las acciones que emprendemos.

La Biografía Humana trata de recuperar aquello que se relegó a la sombra y de establecer un nuevo orden integrando los nuevos recuerdos y desechando aquellos que no encajan en la lógica del escenario

Con la biografía humana (BH) vamos a tratar de traer a la luz todas esas experiencias para ordenarlas adecuadamente.  Haremos un recorrido cronológico desde nuestro nacimiento para observar escena tras escena (mirando desde el palco el escenario completo) hasta llegar a la actualidad. A veces nos resultará un trabajo relativamente sencillo y en unas pocas sesiones habremos hecho todo el recorrido. Otras será mucho más difícil ordenar los recuerdos y tendremos que entretenernos más para estar seguros de que cada cosa queda en su sitio.  Una vez que todo esté ordenado seguiremos entrenándonos en observar juntos y en colocar cada una de las escenas de la actualidad en el lugar adecuado para su comprensión. Descubriremos qué tipo de personaje representamos en nuestra vida y con el nuevo punto de vista panorámico podremos reconocer las ventajas y desventajas que dicho personaje tiene para nosotros y para aquellos con los que nos relacionamos

La Biografía Humana nos hace libres porque rompemos cadenas y desenmascaramos violencias hasta entonces invisibles

MedianaCuando el mecanismo de autoobservación esté interiorizado vamos a dejar de sentir que necesitamos a la persona que nos acompañó hasta ese momento y entonces el trabajo de BH habrá terminado.

En el momento que podamos observar y comprender nuestros escenarios completos seremos libres de tomar la decisión que consideremos oportuna con plena conciencia y dejaremos de necesitar opiniones externas de qué es lo que debemos hacer o de si lo que hacemos está bien o esta mal.

Fotografía niños con miedo: Ren Rebadomia            Fotografía máscara: Philipe Janiques